En este post vamos a hablar de cuando el universo te dice “No”.

Muchas veces deseamos algo, desde un trabajo, una pareja, algo material como una casa. Lo deseamos tanto que estamos seguros que eso nos haría muy felices, sin embargo, la respuesta es NO.

¿Qué podemos hacer entonces? Volver al comienzo. La realidad es que vinimos a este mundo a evolucionar. Antes de nacer trazamos un plan, donde cuidadosamente elegimos ciertos obstáculos que nos llevarían a la evolución. Sin obstáculos y sin sufrimiento no se puede evolucionar, lo único que podemos hacer es resignificar ese sufrimiento. Observar la situación desde el punto de vista del observador.

Por ejemplo: Si a uno le dicen que tiene que aprender ciertas cuestiones en un determinado tiempo (84 años por decir) tiene la posibilidad de aprender todo eso en una vida o aprenderlo en 10 vidas. Lo más probable es que decidan todo en una sola. Entonces, acá están. Aprendiendo, evolucionando. Las frustraciones, el sufrimiento, son su aprendizaje. Cuando lo vemos desde ese punto de vista todo cambia, porque uno puede vivir desde el agradecimiento.

Espero que mis palabras los reconforten y encuentren paz.

Ámen!

Gaby